jueves, 31 de diciembre de 2015

HAZ QUE SUCEDA

Mi querida Bea:

hoy es tu cumpleaños, y estás recibiendo tantas muestras de afecto, tantas felicitaciones, tantos abrazos, y hay tantos dragones cargados de buenos deseos volando a lo largo de tu muro de Facebook, que en estos momentos te sientes desbordada: energía positiva, emoción, amor, fe, entusiasmo, felicidad. Y es bien que así sea, porque te mereces todo lo bueno que recibes, y te mereces ese desbordamiento de sentimientos y de sensaciones. Pero tu cumpleaños tiene lugar una vez al año nada más, y con demasiada frecuencia se te olvida todo lo que hoy estás recibiendo y almacenando para futuros días malos, y cuando los días malos llegan no te acuerdas de que tienes una alacena de los sentimientos hermosos repleta de recuerdos de los que echar mano para no dejarte vencer por la tristeza, la desesperanza y la cobardía, ésa que te lleva a esconderte en tu cueva y a replegar tus alas, las mismas alas que tanto esfuerzo te cuesta abrir y que necesitas sólidas y vigorosas para poder echar a volar. Dragona, vengo a decirte que no debes olvidar jamás que naciste para volar muy alto, y que no importa cuánto lo demores, ocurrirá. Porque los sueños siempre se cumplen, y también el destino. Y, en tu caso, ambos siguen el mismo sendero. Así que Ama y Cree. Y utiliza todos esos recuerdos cargados de magia para obrar tu propia Magia, la que late en tu corazón.

Sé que sientes que 2015 ha sido un año de mierda, porque has perdido lo que más amabas, lo único hermoso que tenías. Nada va a llenar el vacío que te ha dejado la partida de Covent, pero sabes, LO SABES, que él te está esperando en el puente al final del arcoíris, y que hasta que volváis a reuniros vivirá en tu recuerdo y en tu corazón, y que te observa desde el cielo de los gatos, ese lugar en el que siempre es primavera, y que desde allí te protege y cuida de ti. Nuestro paso por esta vida es sólo una parte del viaje, y el vuestro juntos no ha terminado. Ama y cree. Y no permitas que la tristeza, el dolor y las lágrimas se lleven los recuerdos hermosos, los muchísimos recuerdos hermosos acumulados a lo largo de dieciséis años. Hasta agosto lo tuviste contigo, así que 2015 no fue un año de mierda. Sólo se torció hacia el final, pero no permitas que tu pérdida te haga olvidar todas las cosas buenas que has vivido, sí, incluso después de que Covent te dejara. No digo sola, porque sabes, LO SABES, que nunca estás sola de verdad, aunque físicamente lo estés. Mira otra vez tu muro de Facebook, mira tu Whatsapp, tu bandeja de correo, y verás que no estás sola. Son muchos los que te quieren, y eso debería hacerte fuerte. Sé fuerte, porque tienes motivos, muchísimos, para serlo:

La visita de tu mellizo Antonio Sánchez Vázquez a primeros de año; tus dos viajes a Barcelona en abril, Mar Lamas y su familia, el abrazo de Carlos Sisi, el abrazo de tu alfa literario, Daniel Estorach, el abrazo de Víctor Cifu y el de Cristina Béjar; dos de tus relatos publicados en dos antologías de La Pastilla Roja, y reunión del equipo en Madrid, presentación en la Fnac de Callao, el abrazo de Mayte Esteban, el abrazo de Sergio Moreno, el abrazo de Lorena Raven, el abrazo de Istel Singer, el abrazo de Néstor Allende, el de William Fleming, el de Eduardo Casas, el abrazo de Javi Zamora, David P.J y Nidia Black, el doctor Motosierra y su Catherine, tres días maravillosos junto a Toluuu y Pili Rosique; tu viaje a Zaragoza junto a Athman M. Charles, volver a ver a tu mellizo y a Toluuu y a Pili, el abrazo de Wiss Ana Vivancos, el de Ana Arranz, volver a ver a Carlos Rodón, a Marta Junquera y a Alberto Caliani, Jasso, Malo, Alcorce, Juanmi Fernández; más de una docena de sobrinitos literarios publicados, orgullo y alegría por los amigos y compañeros de letras, y el sueño de ver tu propia obra en las librerías junto a las de ellos renaciendo con fuerza; tu hermana Blanca, Ana Arnalot, Tamara Díaz Calvete, Antonia Romero, Nuria González Carretero, Carlos Gran, Pat Casalà, Adrián González de Luis, Cleopatra Smith, tantos amigos que te quieren y que creen en ti; la visita de Jorge Herrero, abrazos, abrazos, los abrazos son curativos y generan más sentimientos hermosos, o sea, más Magia. Y tu novela VASL terminada, lista para ser enviada en busca de una buena editorial, saber que al escribir la última frase todo lo malo quedaba atrás, que te has curado, que has vencido a la Oscuridad y que estás preparada para dar el siguiente paso. Que no lo has hecho sola, y que afortunadamente no has tenido que hacerlo sola, pero que lo has conseguido. No lo olvides. Ninguna de las dos cosas.

Bien, aprovecho que todavía es tu cumpleaños y que te dura el entusiasmo para proponerte un reto, que a ti te gusta mucho eso de los retos: tienes una muy buena novela para mover, has escrito una carta de presentación, tienes una dirección de correo a la que enviarla y la magia de los buenos momentos vividos en 2015 todavía funcionando, así que ¡hazlo! Ama y cree, envía ese mail y haz que VASL deje de ser una frase y se convierta en una realidad.

HAZ QUE SUCEDA.







1 comentario:

¿No tienes nada que decir? ¡El mundo no es de los tímidos!